Etapas del dibujo infantil

El dibujo de los chicos va transitando diferentes etapas que pueden, en alguna medida, relacionarse con la edad. Se puede decir que un niño de 7 años ya debe  haber superado la etapa del garabato, pero no hay que pensar que al otro día de cumplidos sus 4 años va a dejar el garabato para elaborar un monigote, puesto que se trata de una esquematización y la evolución de cada niño es diferente. La s etapas del dibujo infantil están estudiadas y clasificadas. A continuación les comparto las características de cada una de ellas para que las podamos reconocer y estimularlas en nuestros pequeños.

Las etapas en el dibujo se dividen en:

Garabateo (18 meses – 3 años),

Formas básicas (3 años – 4 años),

Formas humanas e inicio de esquemas (4 años – 6 años),

Desarrollo de un esquema visual (6 años – 9 años),

Realismo (9 años – 12 años) y adolescencia (12+).

Cada una de estas etapas es flexible e implica un progreso en la adquisición de destrezas.

Desde que agarran por primera vez un lápiz –alrededor de los 2 años- hasta los 4 años, aproximadamente, los niños atraviesan tres momentos diferentes. Primero dibujan garabatos desordenados, una especie de rayones en la hoja sobre el que no tienen más control que el que les permite empezar y terminar, y que por eso mismo muchas veces sigue en la mesa sobre la que está apoyado el papel. Más tarde logran controlar un poco más los movimientos y pueden detenerse para llevar el trazo hacia donde desean durante la realización de sus garabatos. Por último, el garabato con nombre aparece cuando el niño comienza a atribuirle un significado a  lo que dibujó y entonces dice que hizo “un perro”, “un auto” o “a mamá”, a pesar de que nada de esto sea reconocible en el dibujo.

Aproximadamente entre los 4 y los 7 años se da la etapa preesquemática, y se caracteriza por la búsqueda consciente de una forma en el momento de dibujar. Es durante esta etapa cuando se produce el momento mágico en el que mamá o papá van a reconocer en los trazos del niño el objeto que él dice haber representado. Lo más común es que este primer dibujo sea el de la figura humana, que inicialmente suele representarse con un círculo y dos líneas que salen verticalmente de él y que el niño nombra como “las piernas”, “los brazos” o “las manos”. Estos “cabeza-pies” o “renacuajos” aparecen entre los 4 y los 5 años y se van complejizando con el agregado de otras dos líneas a modo de brazos, con un redondel entre las piernas a modo de abdomen y, más tarde, el cuerpo.
De los 7 a los 9 años  la etapa esquemática,  las formas se hacen mucho más definidas. Ya a los 7 años es esperable que logren representar la figura humana con detalles claramente identificables por un adulto, sin embargo la representación de la figura humana es muy personal y puede considerarse como un reflejo del desarrollo del individuo. En esta etapa el niño puede considerar las relaciones entre los objetos y ya no trabaja sólo con dibujos de objetos aislados unos de otros: esto se evidencia con la aparición de la línea que representa el suelo y que proporciona una base al resto de los dibujos. Más tarde aparecerá “el cielo”. Es común en esta etapa que dibujen con transparencias y, como si estuvieran sacando una radiografía, los muebles de una casa pueden verse a través de la pared.

La etapa del realismo: Entre los 9 y los 12 años los chicos buscan que sus dibujos sean más fieles a la realidad y grafican objetos, paisajes y también sensaciones, buscando ya la tercera dimensión y tomando en cuenta la superposición. Muchas veces la atención a los detalles del dibujo va en detrimento de la acción y las representaciones resultan estáticas. La línea de base va desapareciendo porque se empieza a concebir al suelo como un plano y lo que era la línea de cielo pasa gradualmente a ser la línea de horizonte.

La etapa del pseudo-naturalismo: Alrededor de los 13 años el dibujo ya tiene una perspectiva espacial y la figura humana se ha complejizado incluyendo rasgos sexuales. El producto final es mucho más valorado que antes. El desarrollo artístico del dibujo continuará en la medida en que el niño esté interesado en él.

El dibujo y la expresión artística en el niño tiene funciones de suma importancia en el desarrollo del lenguaje, psicomotricidad, inteligencia,  memoria, desarrollo social. El dibujo le permite al niño ir formándose una concepción del mundo que le rodea.

Los materiales que les brindemos son de suma importancia también: marcadores, creyones de cera, creyones de madrea, témperas, plastilina (para aquellos niños que superaron la etapa de llevarse todo a la boca)materiales que se ajustan y la vez retan su psicomotricidad. Revisar que el material no sea tóxico por supuesto.

Aunque últimamente en mi caso le he aprovechado libros que tenía guardados que ya vienen con ejercicios de grafomotricidad y dibujos lo mejor es brindarles hojas en blanco y sin modelos y que ellos experimenten y exploten su creatividad al máximo. Tener un espacio dispuesto para ello, cosa de que si ensucian no nos alarmemos, incluso ropa que pueda ensuciarse o delantales

Tareas sin lágrimas II

Algo a tener en cuenta a la hora de ayudar a nuestros hijos con las tareas en casa, para no llegar a las lágrimas o la frustración son los tipos de aprendizaje:

1. Visual externo: le gusta el orden y la limpieza; se interesa en cómo se ven las personas o las cosas, se puede distraer por la forma en que la gente va vestida, por su peinado o cualquier otro elemento; le gusta dibujar, hacer rompecabezas y juegos de mesa. Aprende viendo.

2. Visual interno: tiende a imaginar y a visualizar (y puede caer en la ensoñación); capacidad de invención; piensa más rápido de lo que habla; suele tener éxito en ortografía; utiliza palabras para describir formas, colores y medidas.

3. Auditivo externo: es sensible al tono y ritmo; puede oír la televisión sin poner tanta atención a la imagen; prefiere trabajar con música de fondo; suelen modular bien la voz; prefieren leer en voz alta que en silencio; le gustan detalles en los cuentos; le gusta hacer sonidos frecuentemente; puede escuchar dos conversaciones simultáneas

4. Auditivo interno: recuerda cuentos, canciones, películas e historias fácilmente; tiende a hablar mucho consigo mismo en forma positiva o negativa (“qué bien hice…; pero qué tonto soy…”); este estilo suele aparecer alrededor de los 5 años. Las niñas suelen ser más auditivas que los niños.

5. Kinestésico externo: se mueve mucho; le gustan los deportes y los juegos al aire libre; es sensible al clima, a las texturas (tiende a acariciar animales, tener algo en las manos); aprecian más el reconocimiento físico que  el verbal (un abrazo más que una felicitación); sobresale en gimnasia, danza, y equilibrio. Aprende haciendo.

6. Kinestésico interno: son emocionalmente muy sensibles (se quejan, lloran o ríen más que el promedio); tienen caras expresivas y manifiestan sus emociones evidentemente. Aprende cuando se siente bien; tiene reacciones intensas a lo que experimenta.

Los estilos de aprendizaje deben ser respetados no “corregidos”, pues, de otro modo, lo único que se logra es resistencia para aprender. Cuando se comprenden las diferencias, se adaptan los métodos de enseñanza a los estilos y sin pretender forzar la naturaleza.

1. Alumnos visuales: Utilizar colores para diferentes conceptos; descripciones en vez de definiciones; plantear muchos ejemplos; el estudio debe basarse en esquemas, dibujos, conceptos escritos; en la lectura de comprensión deben visualizar lo que leen; la ortografía puede facilitarse mucho a estos alumnos porque tal área depende de la memoria visual; su atención se dispersa cuando la información depende del ingreso auditivo

2. Alumnos auditivos: Su aprendizaje se incrementa cuando los contenidos se presentan en rimas, en diferentes voces; se sugiere que estudien en voz alta o que graben sus lecciones para escucharlas; la música barroca de movimiento largo les ayuda a concentrarse; es necesario verificar si no tienen auto diálogos negativos que bloquean el aprendizaje; estos alumnos suelen tener problemas con la ortografía y se sugiere que deletreen en voz alta las palabras hacia adelante y hacia atrás

3. Alumnos kinestésicos: Los alumnos marcadamente kinestésicos son los que más frecuentemente se remiten a tratamientos o terapias; sienten que hay poca acción y muchas palabras; suelen irritar a maestros y padres por su inquietud; deben proporcionárseles intervalos en el trabajo académico donde para actividades físicas; les gustan lecturas sobre héroes deportivos del juego que les gusta o de la actividad predominante.

Fuente: http://www.imh.edu.mx

Tareas sin lágrimas I

El aprendizaje de nuestros hijos es nuestra responsabilidad, aún este tipo de pensamiento puede generar controversia ya que algunos padres por la razón que sea, dejan que sus hijos crezcan suponiendo que su aprendizaje es automático y otros se involucran de manera exagerada donde no hay espacio para un crecimiento autónomo. Lo trascendental es enseñar a aprender.

Siempre debemos tener presente que cada quien tiene un estilo de aprendizaje, este estilo sigue unos pasos que hace que el aprendizaje sea eficaz y rápido en la asimilación de conocimientos. también es fundamental crear hábitos de estudio, ya que sin ello no habría un aprendizaje exitoso. Si bien es cierto que no existe ningún método mágico. El éxito es el resultado de trabajo sistemático e inteligente que, sobre todo al principio, resulta especialmente exigente.

El mundo infantil cambia, y cambia a un ritmo muy acelerado. Así como su cuerpo se desarrolla constantemente, su mente evoluciona sin que, muchas veces, lo advirtamos. En cada etapa el niño evoluciona de la impotencia a la autonomía y del pensamiento concreto al pensamiento abstracto.

El niño necesita explorar jugando y tener acceso a investigar lo más que sea posible el mundo que le rodea. Cuando no lo hacen, tendrán posteriormente problemas de aprendizaje. Del nacimiento a los 4 años de edad los hemisferios cerebrales todavía no tienen especializadas sus funciones, y la excesiva instrucción verbal puede distorsionar la adecuada división de funciones.

De los 4 a los 7 años los niños son más intuitivos que en años posteriores, la fantasía es potente y todos los aprendizajes deben estar envueltos en la magia para que sean asimilados. El niño mágico tiene poco sentido del tiempo, está centrado en el presente casi por completo. Su ego está en expansión y por esta razón, exagera y alardea. No piensa lógicamente, pues procesa elementos en forma concreta. En esta etapa la televisión puede hacer corto circuito con la imaginación del niño, bloqueando su desarrollo posterior.

BULLYING O ACOSO ESCOLAR

Bullyng es una palabra de origen Ingles que tiene como significado Intimidación, lamentablemente en muchas instituciones publicas y privadas se ven con frecuencia situaciones donde son intimidados niños y adolescentes por compañeros que generalmente son amenazados para que comuniquen lo que está sucediendo. Es un tema hoy capta mi atención al enterarme de que en un centro de educación inicial una niña esta siendo afectada, y me pregunto si a esta edad ya los niños manifiestan esta conducta si no actuamos a tiempo como padres y como docentes qué podemos esperar mas adelante?

Todas las maneras agresivas, intencionadas y en reiteradas ocasiones son Bullyng o acoso escolar, generalmente se produce sin motivo aparente por alumno o alumnos contra aquel compañero que lo ven indefenso, tímido, callado,  se aprovechan de su debilidad y lo hacen para imponer su poder dentro del aula de clase.

Características de un alumno que aplica el acoso escolar o Bullyng:

  • Insulta con frecuencia
  • Agrede física y verbal constantemente al compañero
  • Amenaza al niño que acosa para que no lo delate
  • Mantiene esa actitud por meses incluso por años hasta ser descubierto
  • Generalmente son niños con bajo nivel de aprendizaje
  • Se siente superior al resto del grupo
  • En ocasiones son victimas de agresión física y verbal en el hogar
  • A veces cuenta con un grupo de compañeros atacantes como él.

Las causas que permiten que un niño o adolescente acose a un o varios compañeros son incalculables, pero generalmente son problemas familiares, patrones que copian de los padres, padres maltratadores entre otros.

Características de un alumno victima del Acoso Escolar o Bullyng

  • Es callado y sumiso
  • Son sensibles y frágiles
  • Son tímidos
  • Muestra una actitud de temor en el aula
  • Se muestra con angustia
  • Presenta con frecuencia inasistencia
  • Es aplicado y responsable

Los alumnos afectados por el acoso escolar generalmente el temor no los deja comunicar lo que está pasando en la escuela y muestran apatía a la escuela, dejan de asistir con regularidad alegando otras razones.

Papel de la escuela y docentes en casos de acoso escolar o Bullyng

  • La escuela debe estar vigilante a situaciones que se presenten desde el primer momento y no permitir que avance el acoso que un alumno le tenga  a un compañero.
  • En horas de recreo mantener la disciplina y vigilancia en lugares estratégicos como pasillos, baños, bibliotecas, patio y en los mismos salones de clase.
  • Los agresores atacan o acosan al compañero siempre evitando ser vistos por los mayores.
  • Organizar talleres, charlas, sobre disciplina, respeto, solidaridad, agresión física.
  • Mantener una relación de armonía en la escuela para que seamos ejemplo para los niños y adolescentes
  • Llamar a padres y representantes en casos que se presenten de victimas y victimarios para solucionar con ellos la problemática.
  • Resaltar los valores que permiten la disminución del acoso escolar o Bullying
    Como padres debemos ser vigilantes en casos de que nuestros hijos sean victimas de acoso escolar o quienes lo generen y evitar males mayores, en base a esa visión que tenemos como padres debemos ser muy precisos en casos como estos y tomar las medidas necesarias para solucionarlos a tiempo. Solicitar ayuda en caso de ser necesario.

Grafomotricidad

Grafomotricidad

La grafomotricidad, se define como el movimiento gráfico realizado con la mano al escribir (“grafo”, escritura, “motriz”, movimiento). El desarrollo grafomotriz del niño tiene como objetivo fundamental completar y potenciar el desarrollo psicomotor a través de diferentes actividades.

Los trazos entrarían dentro del desarrollo motor fino, que aparece cuando el niño ha desarrollado cierta capacidad de controlar los movimientos, especialmente de manos y brazos.

El objetivo de la grafomotricidad es que el niño adquiera las habilidades necesarias para que llegue a expresarse por medio de signos escritos, mediante ejercicios que permitan el mayor dominio del antebrazo, la muñeca, la mano y, sobre todo, los dedos.

En el aprendizaje y/o adquisición de las habilidades grafomotrices se empieza por el trazo prácticamente libre, que permite al niño dominar el espacio y adquirir soltura con los utensilios básicos, para ir introduciendo progresivamente pautas y trazos dirigidos.

En cuanto al manejo de útiles, primero se desarrollan y perfeccionan los movimientos de la mano, los dedos, y empieza la manipulación de esponjas, tizas, pinceles gruesos, ceras y los últimos son lo lápices, más finos.

Ejercicios de Grafomotricidad

grafomotricidad1 grafomotricidad2 grafomotricidad3 grafomotricidad4 grafomotricidad5 grafomotricidad6 grafomotricidad7 grafomotricidad8 grafomotricidad9 grafomotricidad10