Tareas sin lágrimas II

Algo a tener en cuenta a la hora de ayudar a nuestros hijos con las tareas en casa, para no llegar a las lágrimas o la frustración son los tipos de aprendizaje:

1. Visual externo: le gusta el orden y la limpieza; se interesa en cómo se ven las personas o las cosas, se puede distraer por la forma en que la gente va vestida, por su peinado o cualquier otro elemento; le gusta dibujar, hacer rompecabezas y juegos de mesa. Aprende viendo.

2. Visual interno: tiende a imaginar y a visualizar (y puede caer en la ensoñación); capacidad de invención; piensa más rápido de lo que habla; suele tener éxito en ortografía; utiliza palabras para describir formas, colores y medidas.

3. Auditivo externo: es sensible al tono y ritmo; puede oír la televisión sin poner tanta atención a la imagen; prefiere trabajar con música de fondo; suelen modular bien la voz; prefieren leer en voz alta que en silencio; le gustan detalles en los cuentos; le gusta hacer sonidos frecuentemente; puede escuchar dos conversaciones simultáneas

4. Auditivo interno: recuerda cuentos, canciones, películas e historias fácilmente; tiende a hablar mucho consigo mismo en forma positiva o negativa (“qué bien hice…; pero qué tonto soy…”); este estilo suele aparecer alrededor de los 5 años. Las niñas suelen ser más auditivas que los niños.

5. Kinestésico externo: se mueve mucho; le gustan los deportes y los juegos al aire libre; es sensible al clima, a las texturas (tiende a acariciar animales, tener algo en las manos); aprecian más el reconocimiento físico que  el verbal (un abrazo más que una felicitación); sobresale en gimnasia, danza, y equilibrio. Aprende haciendo.

6. Kinestésico interno: son emocionalmente muy sensibles (se quejan, lloran o ríen más que el promedio); tienen caras expresivas y manifiestan sus emociones evidentemente. Aprende cuando se siente bien; tiene reacciones intensas a lo que experimenta.

Los estilos de aprendizaje deben ser respetados no “corregidos”, pues, de otro modo, lo único que se logra es resistencia para aprender. Cuando se comprenden las diferencias, se adaptan los métodos de enseñanza a los estilos y sin pretender forzar la naturaleza.

1. Alumnos visuales: Utilizar colores para diferentes conceptos; descripciones en vez de definiciones; plantear muchos ejemplos; el estudio debe basarse en esquemas, dibujos, conceptos escritos; en la lectura de comprensión deben visualizar lo que leen; la ortografía puede facilitarse mucho a estos alumnos porque tal área depende de la memoria visual; su atención se dispersa cuando la información depende del ingreso auditivo

2. Alumnos auditivos: Su aprendizaje se incrementa cuando los contenidos se presentan en rimas, en diferentes voces; se sugiere que estudien en voz alta o que graben sus lecciones para escucharlas; la música barroca de movimiento largo les ayuda a concentrarse; es necesario verificar si no tienen auto diálogos negativos que bloquean el aprendizaje; estos alumnos suelen tener problemas con la ortografía y se sugiere que deletreen en voz alta las palabras hacia adelante y hacia atrás

3. Alumnos kinestésicos: Los alumnos marcadamente kinestésicos son los que más frecuentemente se remiten a tratamientos o terapias; sienten que hay poca acción y muchas palabras; suelen irritar a maestros y padres por su inquietud; deben proporcionárseles intervalos en el trabajo académico donde para actividades físicas; les gustan lecturas sobre héroes deportivos del juego que les gusta o de la actividad predominante.

Fuente: http://www.imh.edu.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s